Café de Colombia: Mejores Marcas, Historia y Popularidad

El café de Colombia enarbola el estandarte de ser el café mejor del mundo. Muchos lo repiten sin cesar y hacen eco de su fama, sin apreciar realmente por qué.

Es de valorar la importancia de su clima y ubicación geográfica en la condición de la semilla arábica, la organización de sus productores y su cultura cafetalera. Para deleitarse aún más con los matices y sabores que ofrece un café especial para el mundo.

Pues, ¿quién no demuestra admiración ante una taza de café colombiano?

Si quieres conocer realmente de donde proviene la fama del Café de Colombia, te invito a seguir leyendo este artículo lleno de historia, datos y recomendaciones.

Historia-del-cafe-en-Colombia-cafemalist

Historia del café en Colombia

Como recordarás, originalmente el café es oriundo del África. Luego, los árabes se encargaron de comercializar y dar a conocer, a partir de 1554 desde Turquía. De allí en más la expansión fue indetenible.

Hasta que, a principios del siglo XVIII, el reino de Holanda lideraba la producción mundial y se encargó de propagar su cultivo en las colonias bajo su mando alrededor del mundo.  Entre ellos, las ubicadas en Sudamérica.

Cuenta la leyenda…

Existen un relato muy conocido y particular, que da razón del porqué se prodigó tanto el cultivo del café en esta región. Dice así:

Fueron los misioneros jesuitas quienes llegaron a Sudamérica con intenciones de expandir diferentes cultivos, otra forma de vida, así como también la fe religiosa entre los pueblos americanos.

Sin embargo, la siembra del café no resultaba tan atractivo para los pobladores, debido al prolongado tiempo de maduración que el cafeto requiere.

En esa región los frutos se dan al corto plazo. Por lo que, sembrar para esperar de 4 a 5 años por la madurez de la planta, no llamaba su atención como actividad económica.

No obstante, los jesuitas si conocían las propiedades del café, las condiciones necesarias para su siembra y la importancia económica que estaba ganando en Europa.

De algún modo, buscaban difundir su cultivo.

Fue tal la resistencia que encontraron, que un sacerdote jesuita llamado Francisco Romero, quien oficiaba actos religiosos en la población de Salazar de Palmas en Santander, utilizó el cultivo de café como penitencia.

Obligando a los pecadores confesos y a quienes buscaban la paz de sus almas, a sembrar 3 o 4 cafetos para librar sus culpas.

Luego, sorprendido y admirado por tan original idea, el arzobispo de Colombia replicó esta práctica en todas las ordenes y templos bajo su autoridad. Por lo que muy pronto, había cafetos cultivados en cada poblado de Colombia.

Más de 300 años de tradición caficultora

Para el año 1835 los productores de café se extendían por las regiones de Cundinamarca, Antioquia y Caldas, y realizaron la primera acción comercial al exportar 2.560 sacos desde la aduana de Cúcuta.

En poco tiempo, para finales del siglo XIX la exportación de café se convirtió en el principal producto generador de divisas. Principalmente aportado por los grandes hacendados y fincas cafetaleras.

En 1927, luego de la crisis económica del café que afectó toda la producción mundial se crea Federación Nacional de Cafeteros que se facultó para concentrar a los caficultores y velar por sus derechos.

Otro hecho importante a destacar en la historia del café de Colombia es el desarrollo de la variedad Castillo en 1938, la cual es resistente a la roya, la principal plaga que afecta este cultivo. Gracias a las investigaciones realizadas por CENICAFÉ.

Luego, para 1959 crean el mítico personaje Juan Valdez, como logo de referencia al café colombiano. Y se instala una oficina de Café en Tokio, uno de sus principales clientes del mundo.

Ya para 1984 se crea el sello distintivo de Café de Colombia y la Denominación de Origen, que distingue la calidad este producto relacionado directamente por su origen geográfico.

 ¿Por qué es tan famoso?

La fama del café de Colombia, viene sustentada a su cultura cafetera, más que por romper registros de producción en el mundo.  Pues, realmente el mayor productor es Brasil.

Su expansión se inició a mediados del siglo XIX, apoyada en la revolución industrial y ganando el mercado de Estados Unidos, Japón y otros países importantes de Europa. Grandes mercados que consolidaron su posicionamiento mundial.

Ya en 1920, Colombia se había consolidado como el principal exportador de la variedad arábica. Y logró agrupar diferentes denominaciones de origen nacionales (Cauca, Santander, Huila, Amazónico, Antioquia, Casanare,  Nariño) además del reconocimiento internacional.

La mayor fortaleza del café colombiano está arraigada en su identidad y tradición. Pues, todos conocen de café y el café forma parte de todos.

Sentimiento de pertenencia muy bien aprovechado en su extraordinaria estrategia de marketing, como lo es el programa 100% Café de Colombia.

Caracteristicas-del-cafe-colombiano-cafemalist

Características del café colombiano

El café de Colombia tiene definiciones bien marcadas que le distinguen de otros países productores:

  • Su especialidad por la variedad arábica.
  • La biodiversidad y excelentes condiciones geográficas para el cultivo del café que no tienen comparación con otra parte del mundo.
  • El proceso artesanal y orgánico de gran parte de sus cosechas. Disminuyendo cada vez más el uso de aditivos o pesticidas sintéticos.
  • Suele ser de tostado oscuro, fuerte y muy aromático, con mucho cuerpo. Destaca por las notas de chocolate, florales, frutales, nuez y dulce, con personalidad muy tropical.

 Mejores-marcas-de-cafe-de-Colombia-Cafemalist

Mejores marcas de café de Colombia

Prueba el café de Colombia 100% original en las marcas que recomendamos a continuación. Recuerda distinguir el sello que certifica su origen en el empaque.

1. Café Juan Valdez

Sin duda alguna, Juan Valdez es la más representativa a nivel internacional. Es su degustación se imponen leves ácidos y dulces. Ofrece lineas de clásica, gourmet y premiun, en diferentes presentaciones.

2. Café Quindío

Original del Parque Nacional del Café, Café Quindío ofrece al paladar notas dulces y afrutadas, fuerte sabor y cuerpo.

3. Sello Rojo

El Café Sello rojo tradicional es muy popular en el consumo interno de Colombia, de intenso color oscuro, aroma y sabor.

El Café de Colombia es casi mítico, mágico y especial. Cada anécdota, marca o hecho en su entorno merece un lugar especial en nuestra recopilación. Espero que haya encendido la chispa de la curiosidad por querer saber más sobre el café y su especial distinción en Colombia.

Déjame tu comentario sobre tu experiencia al degustar el café de Colombia, así como tu opinión y sugerencias. Comparte esta información si te ha sido útil con amigos y seguidores.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Deja un comentario

Tu dosis de café mensual

Suscribite a la newsletter

Y comienza a aprender todo sobre el café que tanto amamos. 

No hacemos spam. Solo contenido de valor.